AgroNeto | Ganadería


Dermatobia hominis: Larvas que se esconden bajo la piel de bovinos

Imagen

La dermatobiosis cutánea es una ectoparasitósis crónica y ulcerativa causada por la larva de la mosca Dermatobia hominis, que afecta al tejido cutáneo y subcutáneo de diversos animales, y se caracteriza por ocasionar miasis foruncular en los hospederos, principalmente bovinos, caninos y humanos (Leite et al., 2011). El mayor impacto de la miasis cutánea es el resultado de las pérdidas económicas en la producción de carne, leche y piel. En América Latina han sido estimadas pérdidas en 260 millones de dólares por año como resultado de la disminución en la producción de leche, carne y desvalorización de las pieles.

En el ganado bovino, parasitaciones de 20 a 40 nódulos, algunas veces contiguos, son causa de dolor e intranquilidad, originando una depreciación y pérdida del apetito, con disminución progresiva del peso corporal que puede llevar a la muerte del animal. Actualmente, no hay trabajos que evalúen las pérdidas económicas. Las estimaciones señalan que 20 a 40 nódulos originan una disminución del 12% en el peso del animal parasitado y en el ganado lechero una merma del 20% en la producción de leche. A las pérdidas señaladas hay que agregar el gasto que origina en la compra de medicamentos y la mano de obra necesaria para tratar a los animales afectados (Cardona et al., 2013).


Epidemiología

D. hominis es una mosca díptera endémica de América Central y del Sur, desde México hasta Argentina, excepto Chile y el norte de Argentina. La larva de esta mosca es llamada nuche, tupe, ampiri, tórsalo, entre otros nombres locales (Gonçalves et al., 2007). Las condiciones ambientales son determinantes para el desarrollo del parásito en su ecosistema, ya que para que el ciclo se presente adecuadamente son necesarias ciertas condiciones de temperatura, humedad y precipitación pluvial, las cuales afectan los niveles poblacionales a lo largo del tiempo en las regiones subtropicales, tal es el caso que en suelos demasiado secos las pupas no se desarrollan. Con respecto a la altitud, D. hominis parece no pasar de los 1400 msnm, pero es común a los 600 msnm (Guimarães et al., 2000).

Los bovinos se consideran los animales más susceptibles, aunque también se presenta en los caballos, burros, mulas, ovinos, perros, gatos, conejos, el hombre y algunos mamíferos silvestres (Urquhart et al., 1996). Focos de alta infestación son observados en granjas situadas en las laderas de los Andes en Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia que descienden para la región amazónica, en las explotaciones ganaderas ubicadas en el bosque Atlántico de varios estados de Brasil y en las provincias de Misiones y Corrientes en Argentina (Moya, 2003).

-> Noticias de interés en AgroNeto: Papilomatosis, enfermedad que ataca a bovinos jovenes

Ciclo biológico

La duración del ciclo completo de D. hominis varía en función de las condiciones ambientales y el hospedero donde las larvas se desarrollan, pudiendo extenderse por más de 100 días y en el caso de altas infestaciones en el ganado bovino, puede durar alrededor de 35 días. La mosca adulta de D. hominis no visita frecuentemente a los animales, deposita sus huevos en insectos portadores. En general, estos portadores son artrópodos que se alimentan de sangre, como moscas y mosquitos, que luego actúan como vectores mecánicos, llamándose a este comportamiento foresis.

“"


Signos clínicos y lesiones

La enfermedad se caracteriza clínicamente por la presencia de nódulos cutáneos y subcutáneos, simples o confluentes, con la presencia de un agujero por donde respira la larva; el tamaño de los nódulos puede variar de 0,5 cm a los 7 días, 1 cm a los 14 días, 2 a 3 cm a los 30 días con secreción de exudado por el orificio de respiración de las L3, hasta 5 cm a los 35 días.

Los nódulos pueden aparecer en forma bilateral y multifocal, son de consistencia firme y fibrosa, con salida de material purulento y estados larvarios diversos a la compresión de la lesión, así como inquietud de los animales e intentos constantes de lamido de las lesiones parasitarias, algunas veces con ulceración o formación de abscesos por la contaminación bacteriana secundaria. Los valores medios de las evaluaciones de la temperatura rectal, frecuencia cardíaca y respiratoria de los animales infestados, no difieren significativamente de los sanos. La distribución corporal de las larvas en los bovinos se da principalmente a nivel de escapulas, costillas y flancos, siendo la región anterior el área con mayor participación de infestación parasitaria. La baja frecuencia de las áreas posteriores posiblemente se deba a la acción de la cola para espantar los vectores.


Diagnóstico

Se recomienda realizar el diagnóstico con base en los signos clínicos y la identificación del parásito al examen estereoscópico del material colectado en las lesiones. Hay que tener en cuenta la forma y el patrón de los espiráculos de las larvas. Ellas son vistas frecuentemente en la etapa larval L2 o L3, con un distintivo extremo posterior estrecho y sin espináculos, que llega a ser menos prominente según se continúan desarrollando. Las larvas maduras miden hasta 2.5 cm de longitud y son algo ovaladas, tienen dos a tres filas de fuertes espináculos en la mayoría de los segmentos.

“"


Tratamiento

Antiguamente, el tratamiento de D. hominis era realizado con la aplicación de varios insecticidas a los bovinos afectados, a intervalos de 2-4 semanas, para eliminar las larvas en los nódulos y prevenir la reinfestación. Aunque las larvas son susceptibles a los insecticidas sistémicos, el rápido cambio generacional y la carencia de estacionalidad marcada demanda que cualquier régimen de control debe involucrar tratamiento repetidos y, por lo tanto, caros. Sin embargo, si el costo es aceptable, puede ser logrado un buen control utilizando productos de administración parenteral como las lactonas macrocíclicas. La dosis usual para el tratamiento de miasis por Dermatobia es de 200 μg/kg p.v. de ivermectina o doramectina.

-> Noticias de interés en AgroNeto: Las garrapatas también se adaptan al cambio climático

Control y prevención

D. hominis es una plaga estacional, especialmente en las partes más sureñas de su rango de localización, las poblaciones aparecen en la estación de lluvia y desaparecen en los meses más fríos o estación seca. El tratamiento estratégico con doramectina a intervalos regulares de 45-60 días proporcionará protección contra Dermatobia a través de la estación de actividad de la mosca .

Dectomer está indicado para el tratamiento y control de infestaciones por nematodos gastrointestinales, pulmonares, oculares, renales, ácaros de la sarna, piojos chupadores, garrapatas y estados larvarios de dípteros (moscas) causantes de miasis en bovinos, ovinos, caprinos, camélidos sudamericanos y porcinos.

Vía de administración y dosis:

Dectomer se administra vía subcutánea de preferencia bajo la piel que se encuentra enfrente o detrás del hombro del animal, o vía intramuscular en la tabla del cuello en bovinos, ovinos, caprinos y camélidos sudamericanos. En porcinos se administra vía intramuscular en el cuello, inmediatamente detrás de la oreja. Se aplica una sola dosis a razón de 1 mL/50 kg de p.v. (dosis terapéutica: 0.2 mg/kg p.v.) en rumiantes y 1.5 mL/50 kg (0.3 mg/kg p.v.) en porcinos.


Recomendaciones de uso

• Repetir el tratamiento en base a la prevalencia de parásitos en el lugar y la posibilidad de reinfestaciones, según recomendación del médico veterinario tratante.

• Para el tratamiento de nematodos gastrointestinales como Bunostomum phlebotomum, Cooperia pectinata y Trichuris sp., se recomienda un esquema de 1 mL/50 kg de p.v. cada 24 horas por 3 días consecutivos para asegurar la eliminación de estos parásitos en particular.

• Para el tratamiento de larvas migrantes en rumiantes, se puede administrar Dectomer cada 45 días durante los períodos de riesgo.

• Puede utilizarse en rumiantes y porcinos en gestación, y animales reproductores, sin riesgo alguno. Dectomer también puede utilizarse en crías desde las primeras 24 horas del nacimiento.



Fuente: Biomont

Seguir leyendo noticia...

¡Para una mejor experiencia descarga nuestra versión móvil!

Éste sitio utiliza las Cookies de tu navegador, para más información lee nuestros Términos y condiciones.